Compartir
Nancy Gelvez Padilla, era una mujer oriunda del Departamento de Santander, vivía en Cartago y su ocupación las labores de hogar. Dice la información que en noviembre del año pasado salió con el fin de realizar algunas compras y nunca regresó, hasta que una de sus hijas recibe un mensaje en el cual Nancy decía que iba rumbo a Buenaventura. Obviamente el mensaje causó no solamente extrañeza si no temor porque esa ruta no estaba contemplada y algunos detalles indicaban que no era la manera de escribir de doña Nancy. Pocos días después otro mensaje confirma las sospechas a través de unas fotografías en las que aparece amarrada y amordazada con una bandera del ELN, como fondo.
El aviso al Gaula de la Policía no se hizo esperar y comienzan los sabuesos la investigación en el curso de la cual logran establecer que el autor del secuestro sería su ex pareja , un hombre llamado  Yademir Sánchez Trejos, de 35 años de edad, maestro de construcción , además de otros detalles que enriquecen la investigación y terminan con la captura, en la ciudad de Cartagena y es trasladado a Tuluà, donde le imponen   medida de aseguramiento.
¿Por què?. Precisamente la investigación determino que el capturado y la occisa tuvieron una discusión fuerte y la mujer muere por asfixia  el 2 de noviembre y para no dejar huellas el imputado  la entierra bajo una gruesa capa de concreto  en una de las habitaciones de la casa en el Municipio de Cartago.
Por eso el homicida inventa todo el rollo del secuestro con el fin  de obtener beneficio económico argumentando que los plagiarios piden la suma de $150 millones para liberarla.
Lo cierto de esta historia es que Nancy Gelvez Padilla, hoy está muerta y Yademir Sánchez Trejos, en la cárcel por aquel refrán popular, “la ambición rompe el saco”. 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here