Compartir
Ilustración de Internet

Quiso despistar a los investigadores pero todo le salió el contrario y las evidencias lo condenaron.

Ayer, en medio de la racha de malas noticias en esta ciudad, hubo una relacionada con el autor del crimen de su propia hija, de tan solo cuatro años de edad, quien fue capturado no obstante negar y tratar de despistar a los investigadores argumentando que la menor falleció a consecuencia de un golpe en la cabeza cuando lavaba su ropa, pero otra cosa muy distinta estableció la investigación de la Fiscalía  que ordenó a unidades del CTI ejecutar la captura de Yeison Paz Cundumi, como en efecto sucedió y posteriormente fue presentado ante un juez de control de garantías.

Sobre este caso, el director encargado de la seccional de fiscalías Cali, Carlos Mauricio Escobar García, dijo que la investigación determinó que la muerte no ocurrió por la caída de un lavadero y lo que evidencia es la secuencia de un mal trato por el cual la lleva a urgencias de un centro asistencial donde fallece. La necropsia dejó clara la existencia de golpes en diferentes partes del cuerpo no dejando dudas sobre el homicidio.

Detalles

La sospecha sobre el autor del crimen obedece a que entrega dos versiones: la caída de un asiento cuando la niña lavaba una ropa e iba a colgarla. La otra es que cayó por las escaleras “y la cabeza quedó incrustada en una reja”. Estas afirmaciones las deja sin piso Medicina Legal

en la necropsia, determinando lesiones graves en el abdomen, riñones, vaso y estómago. Por todos estos hallazgos y los antecedentes del acusado, quedó clara la comisión del crimen por parte del papá.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here