Compartir

Sin mayores sobresaltos transcurrió la jornada de protesta organizada por los transportadores de servicio especial y llevado a cabo en los cuatro puntos cardinales de la ciudad.

Las autoridades civiles y de Policía informaron de solo dos situaciones, una en la Comuna 1 parte alta de Terrón Colorado donde se presentaron pedreas a vehículos tanto particulares como públicos aunque sin lesiones a ciudadanos y la otra en la Comuna 21, a la altura de Decepaz en iguales circunstancias a la anterior aunque la rotura de vidrios lesionó a algunos peatones y e integrantes de la caravana pero sin consecuencias que lamentar.

Un vocero de la Administración Municipal, Efraín Sierra, en calidad de secretario encargado de gobierno anunció que la cualquier persona que haya sido capturada realizando desmanes o atentando contra la infraestructura vial o el parque automotor del sistema, será judicializado.

“Tomamos la decisión de que los buses del MIO sean escoltados por la Policía, estamos en alerta con el Clopad y otros organismos de socorro y además, nos encontramos en Consejo de Seguridad permanente. Esperamos que la situación en la ciudad regrese a la completa tranquilidad hoy”.

Participaron 370 buses y busetas de servicio especiales que colapsaron las principales vías de la ciudad y exigiendo al Gobierno Nacional regularizar la chatarrización de vehículos que tengan matrículas anteriores o siguientes a 1994 y que está ordenada a través del Decreto Ley 431 de 2017.

El esquema de seguridad para el efecto estuvo a cargo de unidades de tránsito que, aunque realizaron un despliegue a todo lo largo y ancho del recorrido, no lograron neutralizar bloqueos y usos de carriles del sistema transporte masivo y vías como Cali-Jamundí, calle 5, Avenidas Roosvelt, Las Américas  y la carrera 1.

La protesta finalizó con un plantón  frente a las oficinas del Ministerio de Transporte  ocasionando el taponamiento de la carrera 39, en Imbanaco. .

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here