Compartir

La estrategia implementada al interior del centro penitenciario de Villahermosa demuestra que las acciones intersectoriales realizadas desde el mes de marzo, enfocadas en salud pública, han mostrado resultados tangibles.

Desde la declaratoria de cuarentena en el país, la Secretaría de Salud Pública de Cali concertó mesas de trabajo interinstitucional en el centro penitenciario que incluyeron tamizajes, tomas de muestra, aislamientos inteligentes, acuartelamiento y comunicación con los familiares de los reclusos.

Se conoce que esta es una de las cárceles con más retardo de pico epidemiológico en Colombia, lo que es resultado de las acciones de salud pública lideradas por la Institución de la mano de la red de salud pública ESE Centro.

La identificación rápida de personas de alto riesgo al interior de la cárcel para evitar su derivación de la UCI y disminuir la letalidad, así como la activación de los cercos epidemiológicos, ha permitido realizar  la toma de muestras de forma prioritaria conforme a los lineamientos del Ministerio de Salud de Colombia.

“Realizamos estudio de casos en patios específicos aislando a los adultos mayores, a los casos positivos y a los sintomáticos respiratorios (los mayores transmisores) trasladándolos a patios exclusivos, también definimos patios para las personas con enfermedades de base como medida de aislamiento preventivo, trasladando a una institución de salud quienes requerían tratamientos médicos”, informó Miyerlandi Torres, jefe de esta cartera, adicionando: “Hoy tenemos un 93% de personas recuperadas, 45 personas que continúan en seguimiento y 7 fallecidos, lo que se significa un 1% de letalidad, porcentaje que está por debajo de la letalidad de la ciudad.”

Adicionalmente, la vocera de la institución informó hoy ante la sesión plenaria del Concejo de Cali que dieron todas las directrices sobre medidas de bioseguridad y establecieron las rutas de atención médica y de traslado de pacientes en ambulancias exclusivas para esto. “Nuestras acciones de salud nunca han diferenciado entre sindicados y condenados hemos protegido la vida de todos por igual”, fue una de las sentencias de la titular de esta cartera mientras a la par informaba que han dispuesto a 6 médicos y 9 auxiliares de enfermería al interior de la cárcel para prestar los servicios de salud, realizar toma de muestras y búsqueda activa de casos sospechosos de COVID-19.

Durante la exposición también se mencionaron las acciones prioritarias dirigidas al personal del INPEC Colombia quienes, como población priorizada, deben protegerse pues están tan expuestos como el personal de salud, demostrando que en Cali ha primado el valor de la salud y la vida de todos por igual, sin barreras de atención ni exclusiones.

Al interior de la cárcel también se instalaron lavamanos y entregaron cerca de 1.000 tapabocas, 2.000 litros de alcohol y 2.000 litros de hipoclorito, así como pulsioxímetros para hacer constante monitoreo de la salud de los reclusos. La secretaria de Salud informó sobre la entrega de 6.000 caretas de bioseguridad donadas por la Gobernación del Valle del Cauca, además de tres carpas hospitalarias como estrategia de expansión en caso de requerirse servicios médicos.

Por último, se informó a la plenaria que se fortalecieron todas las acciones de Información, Educación y Comunicación (IEC) realizando 26 capacitaciones. “Al interior de la cárcel hay guardas de salud, personas privadas de la libertad, que lideran acciones de bioseguridad como verdaderos Guardianes de Vida”, afirmó Torres, haciendo alusión a que son apoyo en las acciones a las que ahora están orientados para el control de la pandemia COVID-19.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here