Compartir

Iban a ser las ocho de la mañana, cuando los habitantes de Puerto Nuevo fueron sorprendidos por un piquete de Policía que custodiaba a hombres que llegaron con la misión de derrumbar la Iglesia de “San Agustín”, construida por los vecinos y que era el máximo símbolo pata este conglomerado que se opone a su desalojo del jarillón del Río Cauca.

El miércoles de la semana pasada hubo un intento por derribar la Iglesia, pero un cordón humano lo impidió. “Nos prometieron no hacerlo hasta que se concertara con la comunidad, con nosotros, pero hoy llegaron a tumbarlo. Un piquete de policías y fuerzas del Smad nos impidieron evitarlo. Nos dispararon y hay varios heridos”, dijo el líder comunal Wilmar Giraldo, en el lugar de los hechos. La zona fue cubierta, igualmente, por una nube de gas lacrimógeno.

La Iglesia fue reducida a escombros y siete personas resultaron heridas, “todas con armas de fuego”, según el secretario de Salud de Cali, Alexander Durán, quien agregó que fueron atendidos en el Hospital Joaquín Paz Borrero, con sede en el vecino barrio de Alfonso López. Entre los heridos “el más grave es un menor de 15 años, herido en el estómago”, tuvo que ser remitido a otro hospital.

Pero, según dirigentes cívicos residentes en Puerto Nuevo, “los heridos son más y muchos no han recibido atención, aunque tienen perdigones en diversas partes del cuerpo”. También se afirma que dos agentes de Policía resultaron con lesiones al chocar con la comunidad.

El asesor para el Plan Jarillón del Río Cauca, Diego Saa, reconoció los enfrentamientos y expresó que “desde junio del año pasado se viene hablando con la comunidad de Puerto Nuevo sobre la necesidad del desalojo para evitar que se vuelvan a inundar por desbordamientos del Cauca y porque están ubicados en zonas de obras para el Jarillón”.

Aunque el asesor para el Plan Jarillón “la demolición de la iglesia fue concertada con la comunidad y la Arquidiócesis”. A esto dirigentes de la zona dijeron que, con la comunidad, no había tal concertación.

En medio de la alta tensión que reina en Puerto Nuevo se dio a conocer que uno de los máximos dirigentes fue retenido por la Policía y que fue llevado a la Estación de Floralia, sin que se hubiera producido su liberación, al momento de escribir este artículo (1:44 pm).
Algunos menores y niños se atrevieron a salir con destino a sus centros de estudio, pero tuvieron que regresar corriendo a sus casas por temor a quedar en medio de los enfrentamientos.

Junto a Puerto Nuevo, que tiene cerca de 2.000 habitantes, se encuentran los asentamientos “Brisas del Cauca” y “La Finca”, también con bastantes habitantes. Este último fue blanco de un incendio hace tres meses, en el que se quemaron más de 103 viviendas de madera y guadua.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here