Compartir

El equipo antioqueño ganó gracias a un gol de tiro libre de Daniel Bocanegra, luego de una falta inexistente.

Nacional derrotó 0-1 este domingo al Deportivo Cali en el estadio de Palmaseca con un mediocre arbitraje que perjudicó al conjunto vallecaucano.

Nacional revivió sus aspiraciones de llegar a la final, en partido de la cuarta del cuadrangular B de la Liga I-2019 en el que ambos adolecieron de potencia para definir y el elenco paisa erró un penalti con Hernán Barcos en los últimos minutos.

El árbitro dejo de sancionar un claro penalti al Deportivo Cali ante una mano clara dentro del área. Igualmente llenó de tarjetas amarillas al conjunto local y se equivocó en sanciones de faltas.

Otra vez la afición verdiblanca organizó una gran fiesta, más con de 23.000 aficionados que estaban más que motivados por el empate 1-1 en Ibagué entre Tolima y Junior, el mejor resultado que se les podía dar antes de enfrentar al cuadro antioqueño, aunque en la cancha las cosas no les favorecieron.

El enfrentamiento de verdes los dejó a ambos con 4 puntos, a 2 de pijaos y tiburones, por lo que la llave quedó para cualquiera, a falta de dos jornadas. Para los de casa fue un duro golpe, porque tenían todo para ser líderes solitarios y sumaron su segunda derrota en Palmaseca.

Un minuto de silencio como homenaje póstumo a la futbolista Leidy Asprilla, fallecida esta semana en un accidente de tránsito, y se dio inicio a las acciones con un espeso humo verde en el horizonte.

El Cali salió a arrinconar a su rival, con rapidez y abriendo los costados. También le repitió la fórmula que le dio resultado en Medellín: presionarlo en la salida para hacerlo cometer errores y no permitir la asociación de sus volantes creativos con los delanteros, pero le faltó el aporte de hombres clave y la contundencia de ocho días atrás en el Atanasio.

Pero Nacional tenía claro que no podía perder, porque era decirle adiós a la posibilidad de seguir con vida en la semifinal. Por ello prefirió resguardarse en el medio y esperar la propuesta azucarera antes que hacer el gasto ofensivo. Alejandro Restrepo, su técnico encargado, no se complicó y con un 4-4-2 no solo enredó el trámite del equipo anfitrión sino que tuvo una leve mejoría en el complemento y tomó un segundo aire para el remate de la semifinal.

Fueron pocas las acciones de riesgo en las porterías en el comienzo, aunque se reservaron para el final del periodo inicial: Juan Ignacio Dinenno metió un frentazo y el balón, que no iba con fuerza, pegó en el vertical izquierdo de José Fernando Cuadrado. Y en otra, Didier Delgado elevó su remate.

Por su parte, en la primera que tuvo en ataque, Nacional desperdició con Hernán Barcos ante Camilo Vargas, a los 20.

Y en una increíble a los 37, Brandon Caicedo se internó en el área, metió el centro al palo izquierdo y Vladimir Hernández solitario la mandó afuera, ante el desconcierto de sus compañeros. Caras de asombro y un enorme silencio en Palmaseca.

Respondió el Cali en una jugada trepidante en la que Carlos Rodríguez intentó de zurda y el esférico pegó en Bocanegra para irse desviado.

En el reinicio de las acciones, Barco remató sin dirección al vertical derecho. Luego, en un cobro de costado la pelota pegó en el hombro de Aldo Ramírez en plena área, pero el árbitro Mario Herrera consideró que no fue intencional. A los 15, un tiro libre frontal le dio a Nacional la ventaja y el que sería el único gol del compromiso. El cobro impecable de Daniel Bocanegra a la parte superior del palo izquierdo y Vargas no pudo hacer nada pese a su gran estirada.

En medio del desespero, Gustavo Chará fue a apoyar el ataque en un tiro de esquina y no pudo conectar bien el cabezazo ante Cuadrado.

Sobre los 42, Barcos metió un globito en el área, la pelota pegó en la mano izquierda de Chará y el árbitro Herrera decretó pena máxima. El cobro fue del mismo atacante argentino, pero de forma displicente en otro globito y Vargas detuvo con facilidad.

Juan Camilo Angulo tuvo la última oportunidad con un tiro libre, pero su disparo salió nuevamente desviado. No se pudo y Nacional salió con vida de los corrales de Palmaseca.

En la próxima fecha, que podría ser el domingo 2 de junio, en la quinta fecha el Cali visitará a Junior en el Metropolitano y Tolima recibirá a Nacional en el Murillo Toro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here