Compartir

A la decisión de la Corte Suprema de Justicia de este martes, que determinó detención domiciliaria por presunta manipulación de testigos y fraude procesal, se conoció el miércoles que el expresidente de la República y hoy senador, Álvaro Uribe Vélez, tiene el virus del COVID-19.

De acuerdo con informaciones preliminares, el hoy congresista se sometió a una prueba para la detección de la enfermedad, cuyos resultados se conocieron en las últimas horas y resultaron desfavorables para su estado de salud.

Según reseñó la Revista Semana, hace unos días varios trabajadores de la finca ‘El Ubérrimo‘, ubicada en el departamento de Córdoba y en donde se encuentra el exjefe de Estado, habían confirmado que tenían la enfermedad, lo que ‘encendió’ las alarmas.

Por tal razón, Uribe Vélez se sometió al análisis, el cual salió positivo. El exmandatario le confirmó a este medio de comunicación que no tiene síntomas diferentes a un leve dolor de garganta y que el virus ya llevaría en su cuerpo de 10 a 11 días.

Y es que en la mañana del martes se vio ingresar una ambulancia al predio del ex mandatario, lo que generó alarma entre sus seguidores y miembros del Centro Democrático. Y toda suerte de especulaciones, la cual se encargó de desmentir.

A Uribe, según se conoció, le tomaron la prueba en la mañana y recibió los resultados de forma rápida, gracias a que la clínica IMAT de Monteria está habilitada para el diagnóstico de COVID-19 en solo 45 minutos, con plataformas automatizadas.

Con esta situación el congresista no podrá salir de su finca hasta que no confirme que ya no tiene la enfermedad. Es decir que tendrá que cumplir una estricta cuarentena de 14 días, lo que frustra, por ahora, su deseo de desplazarse a Rionegro (Antioquia), donde está su esposa, Lina Moreno.

Al igual que el senador, sus dos hijos, Tomás y Jerónimo Uribe Moreno, también tienen el virus.

El expresidente, de 68 años, ha sido noticia a nivel nacional y mundial por la decisión del alto tribunal, lo que generó fuertes choques en redes sociales entre sus simpatizantes y sus contradictores, que celebraron la decisión de decretarle la restricción en su movilidad.

No es la primera vez que Uribe Vélez contrae alguna enfermedad pandémica. En 2009, cuando era presidente de la República, también contrajo la gripa AH1N1, de la cual salió avante, sin secuelas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here