Compartir

Al dar nuevos detalles de la investigación sobre el atentado a la Escuela General Santander de Bogotá, ocurrido la mañana del pasado jueves 17 de enero, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, responsabilizó al Eln como autor intelectual y material del ataque.

Tras reconfirmar lo ya confirmado por el Presidente de la República, Iván Duque, sobre las medidas que se tomaron para buscar la extinción de bienes de estos delincuentes, y la persecución a sus fuentes de financiamiento, indicó que en tiempo record se esclareció el caos.

“En tiempo récord de 22 horas le podemos informar al país con claridad y certeza que fue lo que ocurrió (…) se ordenaron los controles a la entrada y salida de ciudades, la profundización del sistema de recompensas (…) confiamos más en la ayuda de todos los colombianos, pues la seguridad es de todos”, dijo Botero.

Así era José Aldemar Rojas

Al revelar nuevos detalles sobre José Aldemar Rojas, alias ‘Mocho’ o ‘Kiko’, el responsable material del atentado, señaló que entre 2008 y 2010, como explosivita perdió su mano derecha, de allí ese apelativo. Nació en Puerto Boyacá, Boyacá, en 1962, y desde 1994 se desempeñó como miliciano del Eln.

Estuvo como cabecilla de este grupo delictivo en varias oportunidades, y en varios frentes, como el Domingo Laín. En 2003 se convirtió en cabecilla explosivista e instructor del frente Adonay Ávila. En 2011 pasó a ser instructor de cursos de especialistas en Fortul, Arauca, con desplazamientos a Venezuela, y desde ese entonces enseñó a miembros del Eln en ese país el manejo de esta clase de artefactos.

En 2012 aparece de nuevo en el frente Domingo Laín como enlace de alias ‘Culebro’, y pasó a ser cabecilla de la estructura en el año 2013. En 2017 pasó a ser jefe de inteligencia. Además, Botero confirmó que en 2015 ‘Mocho’ buscó ser integrante en la lista de las Farc para ser incluido por el frente 10 y 45, en aras de obtener los beneficios la JEP, pero fue rechazado por el extinto grupo guerrillero.

Sobre el vehículo y su ruta de horror

En cuanto al vehículo usado para el atentado, una camioneta Nissan Patrol modelo 1993, y cargada con 80 kilos de pentolita, se estableció que fue comprada por Rojas el 11 de mayo de 2018, lo que empieza a dar muestras que el atentado contra la Escuela se empezó a planear, al menos, con 10 meses de antelación.

Así mismo, la investigación hecha, y que reveló botero, permitió establecer que el vehículo no pasó por controles, como se pensó en principio, sino que aprovechó la salida de unas motos, y a toda velocidad ingresa a la escuela, sin respetar a los guardias de seguridad, quienes frente al hecho avisaron a otros uniformados dentro de la institución.

Añadió que no hubo perros explosiv0ditas como se dijo, y que el único en funciones estaba en la puerta principal, por donde no entró Rojas. Así, vehículo continuó su curso por la avenida del trabajo hacia la plaza de banderas, hasta llegar a la casa de mujeres, y estrellarse para detonar la carga.

Finamente, mostró su preocupación “por algunas rede sociales que pertenecen a grupos delictivos, y que están siendo consultadas por ciudadanos, y que son transmisoras de información a todas luces ilegal, y que requerían de nuestra acción en los próximos días para que ese tipo de cosas no se sigan presentando”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here