Compartir

Este domingo fue capturado en Cali, Valle del Cauca, Juan Carlos Cuéllar, quien fuera el gestor de paz del Eln hasta inicios de este año, que se cancelaron los diálogos con este grupo. Es el primero de los jefes del Eln en quedar en manos de las autoridades.

Los delitos por los que se le aprehendieron son rebelión, homicidio, extorsión y secuestro, hurto, falsedad en documento y porte ilegal de armas, por mencionar algunos.

Cuéllar fue el gestor de paz hasta el atentado a la Escuela de Cadetes en enero de este año, que dejó 22 cadetes muertos y 68 heridos y que, según la Fiscalía, el autor material fue un miembro de ese grupo, José Aldemar Rojas. Él murió al activar la camioneta que explotó allí.

En ese momento el presidente Iván Duque terminó las negociaciones con el Eln, así como los permisos especiales que le permitían, por ejemplo a Cuéllar, moverse libremente por el país. Con esas licencias incluso llegó a zona rural de Chocó para ser parte de la liberación de cuatro miembros de la Fuerza Pública y dos civiles en 2018.

Cuéllar fue clave durante la fase pública de los diálogos con este grupo insurgente que inició en febrero de 2017 el entonces presidente Juan Manuel Santos, en una mesa de diálogos en Quito, Ecuador, y que no llevaron a ningún acuerdo. También participó en las rondas secretas en La Habana entre 2006 y 2007. Lleva más de 30 años de militancia y estuvo preso entre 2004 y 2017, de ahí que fuera fácil contactarlo para la negociación.

El exgestor de paz estaba en la clandestinidad desde enero y se desconocía si estaba fuera del país. Con su captura se resuelve la duda: estaba adentro, en el Valle del Cauca.

Por el momento se está pendiente de las audiencias de control de garantías en las que el juez deberá legalizar o no la captura, se le imputarán cargos por parte de la Fiscalía y se resolverá su medida de aseguramiento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here