Compartir

“Todavía estamos en una emergencia. Esto no se puede subestimar. Hasta que no exista control total del proyecto, control de las aguas, sigue la alerta. Para eso están trabajando los expertos”, dijo en entrevista con Caracol Radio Gutiérrez, quien también oficia como presidente de la junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM), encargada de la obra.

Las autoridades evacuaron ayer por seguridad y prevención a los trabajadores de la hidroeléctrica luego de que se presentara un movimiento de tierra en la ladera de una de las montañas que colinda con el proyecto.

Según Gutiérrez, “la emergencia la emite el Puesto de Mando Unificado (PMU) de la Unidad de Gestión del Riesgo” y, por el momento, “hay alerta roja para Puerto Valdivia, y algunos barrios de Tarazá y Cáceres”.

La emergencia en Hidroituango comenzó en la madrugada del 7 de mayo cuando se produjo un derrumbe en la zona en la que se construye la central eléctrica, lo que ocasionó “un taponamiento total en el túnel” que desvía el río Cauca, el segundo afluente de mayor cauce en el país, durante las obras.

Lo anterior generó “una reducción” de su caudal aguas abajo y “un embalsamiento de la presa” aguas arriba, por lo que los ingenieros decidieron inundar el cuarto de máquinas de la central para permitir que el río siguiera su curso, lo que sumado a las fuertes lluvias aumentó el caudal del Cauca.

EPM aseguró el miércoles de la semana pasada que cumplió con la meta de elevar a 410 metros el muro de contención de la presa, un “paso importante” para mitigar el riesgo de avalancha.

La próxima meta es llegar a 415 metros y prepararse para las lluvias de octubre y noviembre, además de asegurarse también de que el muro de la presa pueda resistir crecientes aún mayores.

EFE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here