Compartir

Gerard Piqué, que disputó vendado el partido de vuelta de semifinales de Copa del Rey ante Valencia, dio muestras de dolor en su rodilla derecha y fue reemplazado por el defensor colombiano, que saltó finalmente a la cancha vestido de azulgrana.

En los pocos minutos de jugó se vio a un Yerry jugando con tranquilidad, y seguro en la entrega de la pelota a sus compañeros; también tuvo la oportunidad de mostrar sus dotes defensivas al despejar con la cabeza un tiro de esquina en contra.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here