Compartir

Profundo pesar causó en el pacífico colombiano la muerte de la maestra y folclorista Oliva Arboleda Cuero, víctima de un cáncer que a juicio de sus allegados no fue atendido oportunamente por la EPS de Coomeva.

Oliva desde diciembre comenzó a sentir afectaciones en su salud y Coomeva no envió los exámenes necesarios para detectar la enfermedad que padecía y su posible tratamiento. Nunca la remitieron a un centro especializado en oncología lo que produjo el deterioro paulatino y rápido de su salud.

La compañía que dirigió Oliva Arboleda Cuero, reunió más 50 personas, las cuales se dedicaban a la danza folclórica tradicional y a la investigación de las vivencias propias del pueblo del Pacífico.

«La danza del Pacífico estaba dormida. Con mi compañero Samuel Caicedo que en paz descanse, llegamos y encontramos esta falencia», aseguró en vida la maestra.

«Los ritmos que bailamos están muy conectados con la herencia africana, porque la música que nosotros utilizamos habla de lo que significa ser afrodescendiente en Colombia. Tenemos danzas de la colonia, tenemos danzas de la liberación de los esclavos y tenemos las danzas de los bailes tradicionales como los bundes y currulaos«, sostenía Oliva Arboleda Cuero.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here