Compartir

 

El cadáver de Julián Andrés Camargo Posada fue encontrado en cañaduzal en el kilómetro 3 de la vía a Tuluá (Valle del Cauca) y de acuerdo con la inspección técnica forense no presentaba señales de violencia.

Camargo Posada, de 38 años, se desempeñaba como director del programa del Sisben en el municipio de Roldanillo. Elfuncionario había sido reportado como desaparecido, por su familia, desde el pasado miércoles 22 de noviembre de 2017.

De acuerdo con las investigaciones de la Policía, los familiares de Camargo llegaron a Tuluá el jueves pasado y hallaron el vehículo de su propiedad dentro de un parqueadero, frente a un reconocido centro comercial este municipio.

Una vez fue reportado el hallazgo del cadáver por un trabajador de la zona a la Policía, los peritos forenses lo encontraron en un cañaduzal, sentado al lado de un árbol, con una botella de agua que contenía un líquido amarillento.

Una de las hipótesis que manejan las autoridades es que se trataría, presuntamente, de un suicidio por envenenamiento, pero la Fiscalía espera los resultados de la necropsia, por parte del Instituto de Medicina Legal del Roldanillo.

De acuerdo con el testimonio de uno de sus familiares, el pasado martes Camargo Posada había tomado la decisión de irse de su casa, en donde vive con su esposa y sus hijos, y el martes llamó a la mujer por teléfono para despedirse.

La Fiscalía Seccional coordina los actos urgentes y la investigación preliminar para establecer los móviles de la muerte del director del Sisben.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here