Compartir

Cerca de 300 personas, en su mayoría mujeres con niños y adultos mayores, permanecen en la Terminal de Transportes de Cali, esperando que las empresas de servicio público interdepartamental que cubren rutas hacia el sur del país, programen la salida de buses que los conduzcan a la frontera colombo-ecuatoriana en su propósito de llegar al mismo Ecuador, Perú, Bolivia o Chile.

Ante este panorama, motivado por el Paro de las comunidades indígenas en el Departamento del Cauca, los comerciantes organizados del Corredor Gastronómico de la Vía a Cristo Rey, prepararon una visita de observación, en aras de llevar unas primeras ayudas humanitarias para aquellas familias que tienen niños de muy pequeños, y que han tenido que permanecer en condiciones inapropiadas.

Dayan Steven Meneses, un joven emprendedor de la zona y gestor social de la Comuna 20, acompañado por un grupo de compañeros, fue el encargado de llevar una cena para 26 personas, priorizando a las madres y niños. “Es el momento de demostrar la solidaridad tradicional de los vallecaucanos y caleños, llevando alimentos frescos y algunos recursos, a las personas que por no poder seguir su ruta, han tenido que gastar los escasos dineros que tenían, siendo el caso de las familias venezolanas que huyendo de la crisis en su país”, indicó.

“Visitamos la Terminal, porque nos dimos cuenta de la situación de una agrupación folclórica del Perú, que luego de presentarse en Colombia intenta llegar al Ecuador, pero ante el cierra de la vía Panamericana, alguno de sus integrantes, se vieron obligados a trasladarse por vía aérea, mientras otros han tenido que permanecer en Cali, agotando sus recursos”, comentó este estudiante de Ciencias Políticas de la Universidad del Valle.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here