Compartir

Gian Luca Inserti, un ciudadano italiano, al que la justicia colombiana le adelanta un proceso, llegó al juzgado a enterarse  del curso del mismo, pero cuando le informaron que la respuesta era desfavorable, montó en cólera, tiró por el suelo lo que encontró a su paso agravando más la situación ya que el mismo despacho judicial le inició un proceso por el delito de daño en bien ajeno que lo deja un pie en la cárcel. La impresora destruida tiene un costo de $2.000.000.

Ayer, en últimas horas de la tarde el italiano fue presentado ante el juez de control de garantías en cumplimiento de la audiencia de imputación de cargos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here