Compartir
Mejora el orden público y la comunidad tiene la oportunidad de disfrutar de actividades artísticas en esta actividad organizada por la Fundación Proyectamos.

Comunidad de San Antonio vive sin la presencia de la policía
El corregimiento de San Antonio, jurisdicción de Jamundí no tiene puesto de policía y sus cinco mil habitantes no quieren que la institución oficial vuelva a sus predios.
Tras vivir muchos años señalados como habitantes de una zona roja, luego de la firma de los acuerdos de paz, hace un año, hoy soplan vientos de paz y esperanza entre los cinco mil habitantes del corregimiento de San Antonio, municipio de Jamundí.
Sin policía, San Antonio vive un ambiente de paz como lo corrobora el padre Iván López, párroco de este caserío de clima frío y que tiene como faro el famoso cerro de Pico de Loro, localizado en las estribaciones del Parque Natural Los Farallones de Cali.
Al sacerdote lo vimos llegar en moto, a celebrar la misa dominical, debidamente ataviado con ruana porque la temperatura es bien fría y la neblina y las lluvias de la última semana de temporada invernal, se sienten más en este lugar distante unos 40 minutos del casco urbano de Jamundí y a una hora y 15 minutos de Cali.

La tranquilidad de este corregimiento se acabó el domingo pasado, pero de buena forma, cuando se realizó el Primer Concierto, San Antonio Encanto de Paz, organizado por la Fundación Proyectamos, que busca preservar tradiciones, lograr un equilibrio entre los seres humanos y la naturaleza, como lo precisa su director, Josué Rodríguez Mahecha, habitantes del corregimiento.

Al concierto llegaron unos 30 artistas del Instituto Popular de Cultura IPC, cuya directora, María del Pilar Meza Díaz se unió a este festejo en pro de la vida, el agua y la fe en una Colombia Mejor. Igualmente llegó un grupo campesino Aspirantes de San Antonio, con su música y

El padre Iván López dijo que esta es una comunidad que se ha caracterizado en la última década por vivir con tolerancia. Aquí se ha valorado mucho el sentido de la paz, tras los enfrentamientos que se vivieron hace varios años entre paramilitares y guerrilla y por la delincuencia común. Ahora se vive en familia, la comunidad. La gente vive del café, de la minera, el carbón. Hay supervivencia, hay rebusque sano.
Con eventos como el Primer Concierto San Antonio Encanto de Paz, se está tomando conciencia de los derechos humanos, de la capacidad del ser humano de convivir, de compartir con los vecinos, señaló el presbítero.

Por su parte, Luis Hernando Vanegas, integrante del Consejo Municipal de Paz de Jamundí, señaló que se respaldan actividades como este concierto ya que allí confluyen las intenciones de trabajar para superar definitivamente la violencia, trabajando con la participación de todos.

En la plaza del pueblo se hicieron presentes habitantes de diferentes veredas, el grupo musical campesino Aspirantes de San Antonio, estudiantes y docentes de la región. Varias amas de casa y empresarios del campo llevaron sus productos, esencialmente alimentos y platos navideños para compartir en esta actividad previa a la navidad.

Los jóvenes Emir Camilo Rodríguez y su compañera Diana, llevaron los productos de su empresa Mi Jardín, consistentes en plantas suculentas, cactus y carnivoras, florales, semillas y decoración de jardines. Los servicios se prestan en el corregimiento, en Jamundí y en Cali.

Xaira Camila Martos, estudiantes, indicó que en el corregimiento se promueven actividades deportivas, culturales haciendo una adecuada ocupación del tiempo libre. E invitó a la gente a conocerlo y a disfrutar de su paisaje, a bañar en los ríos de agua pura y tratar su gente amable.

Josué Rodríguez, director de la Fundación Proyectamos, entidad organizadora del Primer Concierto San Antonio Encanto de Paz dijo que nuestra entidad se suma a hombres y mujeres, al Instituto Popular de Cultura de Cali, la parroquia de San Antonio, la Secretaría de Agricultura de Jamundí, Arquidiócesis de Cali que permitieron realizar este concierto pedagógico. La gente ha pedido que sigamos trabajando y haremos la segunda versión; iremos a las veredas a buscar a los campesinos que le cantan a la madre tierra, al agua, a los farallones, y trabajaremos por el respeto a la vida y los derechos humanos.

Agregó Josué Rodríguez que sembrar la paz es una actividad de todos los días. Estamos muy contentos de poder decirle al Valle del Cauca, a Colombia, que en este territorio de Jamundí estamos dispuestos a arrancar todo aquello que sea violencia y a sembrar solo comportamientos de desarrollo, de paz y de respeto a los derechos humanos.

Turismo, un potencial a trabajar
La Fundación Proyectamos impulsará en Jamundí otras actividades culturales y la metodología que se llama Emprendimiento Consciente. Se promoverá el programa Turismo Para el Alma, que consiste en que la gente llegue a disfrutar “del alma del agua, el alma de la cordillera, el agua de los farallones, el agua de la sonrisa de los niños y de los ancianos y los abuelos. Todo está aquí para hacerse, para caminarse como sendero, activar las posibilidades de que las familias vengan acá y así en este hermoso paisaje, construir la paz. En eso está comprometida la Fundación Proyectamos y creemos que el balance de esta actividad es muy positivo y hoy queda mucho ánimo, y a partir del primero de enero el estartazo para el segundo Concierto San Antonio Encanto de Paz”, dijo Josué Rodríguez.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here